Oportunidad de vender dólares



Desde el año 2002 hasta que explotara la crisis financiera al principio del año 2008, el dólar estadounidense perdió aproximadamente 40% de su valor en comparación con una canasta de divisas llamado el “US Dollar Index”.

Sin embargo, en marzo de 2008 algo curioso pasó. La tendencia del dólar cambió y el mismo empezó a subir. Hay varias razones por la cual esto sucedió, pero en palabras sencillas se podría decir que todo el mundo estaba en pánico porque pensaba que la economía global iba a colapsar.

Ante esta situación, la reacción de la gente era vender sus activos no denominados en dólares (acciones, bonos, recursos naturales, etc.) y refugiarse en el dólar (comprando la misma moneda y bonos del Gobierno estadounidense). Para mí esto no tenía sentido.

No tenía sentido porque yo sé que, a largo plazo, el valor de una moneda se basa en la salud económica de su país. Y como yo entendía que la economía estadounidense era una de las más enfermas del mundo, sabía que la subida del dólar era algo pasajera.

En ese momento, esto es lo que yo le dije a la gente (en mis charlas y en la radio) y también le decía que se podría capitalizar de este acontecimiento vendiendo esta moneda a un precio artificialmente alto con el fin de invertir en activos “reales” (oro, petróleo, agricultura, etc.) a precios deprimidos.

Al final de todas la cuentas el dólar subió 22% entre el periodo de marzo 2008 a marzo 2009 y de allí, como se esperaba, la moneda regresó a su tendencia descendente hasta llegar a casi el mismo nivel que estaba antes de la crisis.

Si uno hubiera vendido dólares en el periodo arriba mencionado no sólo hubiera tenido ganancias impresionantes sobre su inversión, sino ahora mismo estaría muy bien posicionado para proteger su poder adquisitivo ante la inevitable devaluación de esta moneda.

Ahora nos encontramos en una situación similar a la de marzo de 2008. La noticia que tiene a la gente asustada esta vez es la de una posible suspensión de pagos (default en inglés) de la deuda de Grecia y el impacto negativo que esto tendrá en el euro. Ahora bien, es cierto que Grecia tiene problemas graves y que la Unión Europea tiene que ver cómo soluciona esta situación. Pero no me parece que esto justifica que la gente se refugie de nuevo en el dólar.

La realidad es que el dólar sigue siendo una de las monedas peor administradas en el mundo y continuará siendo así hasta que el Gobierno estadounidense no controle su déficit fiscal, baje su nivel de deuda y pare de imprimir dinero “de la nada”.

La reciente subida del dólar no es sostenible y eventualmente el mismo caerá de nuevo. Sugiero que aproveche cualquier fortalecimiento del mismo en los meses que vienen como otra oportunidad de vender dólares a un precio alto con el fin de comprar activos “reales” a precios deprimidos y de proteger su poder adquisitivo.