Protestas frenan inversiones

Una creciente ola de protestas sociales en Colombia amenaza con frenar las inversiones del sector petrolero y desalentar la producción y exploración, en momentos en que el país necesita elevar sus reservas de crudo.

Colombia recibió más de 16 mil millones de dólares en inversiones petroleras desde 2002, cuando empezaron a mejorar las condiciones de seguridad por una ofensiva militar contra la guerrilla izquierdista. El dinero empezó a fluir hacia un sector que ha ganado cada vez más peso en la economía colombiana y ha llevado al país a convertirse en el cuarto mayor productor latinoamericano de petróleo, detrás de Venezuela, México y Brasil.

Pero en el último año y medio surgió un obstáculo inesperado que amenaza con descarrilar el auge del sector: las cada vez mayores protestas de miles de pobladores rurales que viven en las áreas de exploración y producción. Los reclamos, que en ocasiones se han tornado agresivos, han obligado a las fuerzas de seguridad a asumir el control de los pozos.

Edición Impresa