GUERRA COMERCIAL

EU reimpone aranceles al acero y aluminio

EU reimpone aranceles al acero y aluminio
Brasil suministró cerca de 17% de los productos de acero importados por EU en los primeros 10 meses de este año, según datos del Departamento de Comercio. AFP

El presidente de Estados Unidos (EU) Donald Trump anunció la imposición de aranceles al acero y aluminio de Argentina y Brasil en una decisión que sorprendió al mandatario brasileño Jair Bolsonaro; uno de sus principales aliados.

“Brasil y Argentina han devaluado fuertemente sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores”, tuiteó el mandatario. “Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré las tarifas de todo el acero y aluminio que se envíe a Estados Unidos desde esos países”, añadió.

A principios de 2018, Trump decidió aplicar aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio, pero en marzo de ese año aprobó exenciones para algunos países, incluidos Argentina y Brasil, que acordaron cuotas. Pero ahora revertirá esas concesiones.

“Les di una gran pausa en relación a los aranceles. Ahora estoy quitando esa pausa. Es muy injusto para nuestros fabricantes y muy injusto para nuestros agricultores. Nuestras empresas siderúrgicas estarán muy felices y nuestros agricultores estarán muy felices”, declaró Trump a periodistas en la Casa Blanca.

Desaceleración

La Fed ha reducido las tasas de interés de referencia tres veces este año, en medio de una desaceleración de la economía global y el impacto de la amplia ofensiva comercial de Trump.

El anuncio es una mala noticia para Brasil, que es el segundo proveedor de acero de Estados Unidos, y también para Argentina que exporta a ese país la mayor parte de su producción de aluminio y acero.

Bolsonaro asegura tener un “canal abierto” con Trump y se dijo “casi convencido” de que su aliado tomará en cuenta su reclamo.

“Si fuera el caso, voy a llamar al presidente Trump”, dijo en la radio Radio Itatiaia.

“No veo eso como una represalia“, dijo. “Voy a hablar con él para que no nos penalice con unos aranceles al acero y al aluminio”, explicó.

Brasil representa alrededor del 14% de todas las importaciones de acero de Estados Unidos y es su segundo proveedor detrás de Canadá.

El Instituto Aço Brasil, que representa a las siderúrgicas de ese país, expresó su “perplejidad” y aseguró que no hay “ninguna iniciativa del gobierno en el sentido de desvalorizar artificialmente al real”.

Política arancelaria

21% han subido los mercados financieros de EU desde el anuncio de los aranceles.

25% arancel a las importaciones de acero

10% a las importaciones de aluminio.

La moneda brasileña se depreció un 5% desde inicios de noviembre frente al dólar, batiendo sucesivos mínimos históricos. La semana pasada, superó por primera vez los 4.27 reales por dólar, frente a 4.01 a inicios de noviembre.

Analistas atribuyen la depreciación a las incertidumbres generadas por la guerra comercial entre China y Estados Unidos y a las dudas de los inversores sobre el futuro de las reformas económicas planeadas por Bolsonaro.

En 2018, Estados Unidos importó más de 3,98 millones de toneladas de acero de Brasil, por un valor de casi 2,500 millones de dólares, según datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

En Buenos Aires, el presidente de la Unión Industrial Argentina, José Urtubey, dijo que esto “obviamente” tiene consecuencias negativas ante “la falta de competitividad” de Argentina.

“Habrá que ver si se llega a efectivizar y qué nivel de aranceles se ponen. Desde ya que aquellas empresas productoras y exportadoras de acero y aluminio van a ser perjudicadas”, dijo la radio FM Futurock .

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de acero y aluminio argentinas, lo que representa un mercado de 700 millones de dólares, según datos oficiales.

El año pasado, Estados Unidos importó 168,922 toneladas de acero de Argentina, lo que representa 220.25 millones de dólares, según datos del gobierno estadounidense.

En sus tuits, Trump también instó a la Fed, el emisor estadounidense, a tomar medidas para que otras naciones “ya no se aprovechen” de la fortaleza del dólar. “La Reserva Federal también debería actuar para que los países, que son muchos, ya no se aprovechen de nuestro dólar fuerte al devaluar aún más sus monedas...”, dijo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL