Las extravagancias de algunos ejecutivos

NUEVA YORK, Estados Unidos (AFP). —Los escándalos que sacuden al mundo empresarial en Estados Unidos traen consigo revelaciones sobre el extravagante tren de vida de algunos ejecutivos, que viven en lujosas mansiones con cortinas para ducha de 6 mil dólares o papeleras de 2 mil 200 dólares.

En un documento de unas cien páginas enviado a las autoridades bursátiles al término de tres meses de investigación interna, el conglomerado industrial Tyco detalló el uso que dio su ex presidente, Dennis Kozlowski, a decenas de millones de dólares desviados desde 1997 de las arcas del grupo.

El inventario muestra que a veces el lujo puede lindar con el mal gusto: además de la cortina para ducha de 6 mil dólares, del costurero de 6 mil 300 o el neceser de casi 18 mil, Kozlowski pidió a su decoradora de interiores que le trajera de Europa un pie de sombrilla esculpido en estilo 1840, por el que pagó 15 mil dólares.

En la isla de Nantucket, el ex presidente de Tyco aprovecha una residencia de vacaciones y un yate, cuando no está en Cerdeña para festejar los 40 años de su mujer, en una velada temática sobre el imperio romano. La fiesta costó 2.1 millones de dólares, dijo The Wall St. Journal.

Jack Welch, ex presidente de General Electric, uno de los jefes de empresa más admirados del país, no está al margen, y las condiciones en las cuales su esquema de vida de jubilado de lujo salió a la luz podrían algún día inspirar a Hollywood. Su esposa, Jane Welch, de la cual se está divorciando, reclama una pensión mensual de más de 35 mil dólares.

Según el New York Times, la señora Welch considera que los viajes que realizó gracias al Boeing 737 puesto a disposición de su marido por General Electric habrían representado un gasto anual de 3,5 millones de dólares.

Edición Impresa