ENFOQUE

Hay que mirar para el campo

OPINIÓN

Según los informes de la Organización Mundial del Comercio (OMC), sobre el último foro que evalúa las acciones de este organismo dirigidas a la liberalización del comercio, se puede concluir que el multilateralismo, es decir, la ejecución por parte de los países miembros de políticas comerciales globales emanadas de ese organismo, está en crisis.

La crisis obedece a que los objetivos y metas establecidas no solo se incumplieron, sino que fueron, incluso, engavetadas por la mayoría de los países desarrollados a los que se le unieron la mayor parte de los en desarrollo.

Indudablemente esta crisis tiene su origen en el descalabro financiero de Estados Unidos a mediados de 2008 y de la consecuente crisis económica que arrastró al mundo desarrollado. Es por ello que estos países no solo congelan la Ronda de Doha, sino que reactivan todas las medidas proteccionistas, ayudas, subsidios, ajustes monetarios y hasta de dominio que tradicionalmente utilizaban para hacer prevalecer sus productos y servicios en los mercados internacionales.

No obstante, la crisis del multilateralismo, las autoridades panameñas parecieran desconocer esta realidad y continúan enfrentando al sector productivo nacional a los productos importados imponiendo, incluso, medidas más allá que las consignadas en la OMC, tales como los contingentes por desabastecimiento, que han arruinado a una gran parte de los productores de arroz y amenazan con arruinar a los productores de otros rubros.

Otro aspecto importante a considerar al momento de establecer las políticas para el sector productivo, es la consabida seguridad alimentaria, que se fundamenta en el vaticinio de una escasez de alimentos a nivel mundial.

Ya es hora de que los productores exijan diésel al mismo precio que pagan los Metro Bus, que le permitan vender sus productos a precios razonables para ellos y si los consideran altos para el consumidor, entonces que lo subsidien como hacen con el Metro Bus para la gente de la capital, la energía y el gas de 25 libras.

¿Por qué destruir nuestro sector agrícola? Cuando sabemos que estaremos acabando con las zonas productivas del interior del país y solo quedaremos con el Panamá de los muros de acero y concreto.

Aprovechemos el boom económico que estamos teniendo y desarrollemos el campo o nos quedaremos sin alimentos.

Edición Impresa