INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURAS

Un plan para salir de la crisis

Un plan para salir de la crisis
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo que las obras continuarían cuando termine su mandato en 2018.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff anunció ayer un plan de inversiones de unos $64 mil millones en ferrocarriles, carreteras y puertos para impulsar la economía del país, que se contrajo en los últimos meses.

Junto a los ministros de Planificación, Nelson Barbosa, y de Hacienda, Joaquim Levy, la mandataria anunció que el plan incluye proyectos en 20 estados y 130 municipios de todo el país a lo largo de los próximos años, y también después de que su mandato termine, a fines de 2018.

Una de las mayores inversiones es la ferrovía bioceánica, de $40 mil millones, que atravesará 3 mil 500 kilómetros en Brasil y cruzará la frontera con Perú para unir puertos en los océanos Atlántico y Pacífico.

Los demás proyectos incluyen renovaciones en puertos y aeropuertos, y la construcción de varias carreteras para agilizar el transporte de granos y carnes porcinas y avícolas, entre otras materias primas.

Rousseff resaltó que el paquete de inversiones ampliará la cooperación entre el gobierno y la iniciativa privada. La economía de Brasil se contrajo en el primer trimestre un 0.2%.

Según pronósticos, la contracción del producto interno bruto continuará y arrojará al país a una recesión. Rousseff dijo que aumentar la inversión en tiempos difíciles ayudará a rescatar la economía.

“Nuestro querido Brasil va a mantener esta lucha y superar esas dificultades, que son coyunturales”, expresó Rousseff. “Estamos aquí empuñando nuevas armas para eso y lanzando nuevos instrumentos para vencer la batalla. Una de esas armas decisivas es el aumento de la eficiencia y la productividad”, agregó.

Edición Impresa