Hoy por hoy

Los empresarios están pidiendo al gobierno que pague las cuentas atrasadas y que implemente proyectos de corto alcance para generar empleos. Es liquidez y puestos de trabajo que se necesitan para reactivar operaciones con nuevos bríos, utilizando para ello el potencial que ofrecen proyectos que puedan ser generados al más corto plazo, ya que las megaobras necesitan de estudios y de mayor planificación. La voluntad de la empresa privada para reactivar nuestra aletargada economía debería ser aprovechada lo más pronto posible por el gobierno, si es que quiere amortiguar el golpe a sus finanzas, ya que -como parte de la cadena- al final esto también ayudaría al fisco y a la CSS a obtener una recaudación. Los empresarios están sugiriendo soluciones sensatas que podrían ser lo que se necesita para poner a andar los motores de la producción. Pero también es necesario recordar que estas oportunidades podrían ser vehículos de los ya tradicionales negociados entre los juegavivos de siempre. Esperamos que -aunque sea por una vez- esta no sea la excusa para que unos pocos se llenen los bolsillos, mientras otros cargan con el peso de hacer producir el país.

Edición Impresa