Hoy por hoy

Si hay algo que ha salido a relucir en esta pandemia es el grado de profesionalismo que ha mostrado el personal de salud que lleva en hombros este masivo programa de vacunación contra la Covid-19. El ritmo de vacunación anda, en promedio, por las 10 mil inoculaciones diarias en Panamá. Es un gran logro, considerando el mar de sospechas y suspicacias por compras con sobreprecio y planes mal llevados por las autoridades de salud en materia de cuarentena, así como las políticas adoptadas para contener la pandemia. Y ello es así, porque, al menos en este caso, el personal a cargo de esta labor se ha mantenido en los últimos años, lo cual ha sido de gran beneficio para el país en medio de esta tragedia sin precedentes. La mayor parte de la fase 1 de vacunación se ha realizado sin tropiezos, salvo incidentes aislados con los representantes de los juegavivos de siempre. Y a medida que se vaya expandiendo el programa de vacunación, es necesario que todos pongamos de muestra parte para evitar que el virus siga alcanzado a más personas, a más amigos, a más familiares. Si el ritmo de entrega de las vacunas se mantiene, es muy probable que este proceso termine antes de lo esperado, gracias a un personal experimentado que ha dado la talla y la milla extra.

Edición Impresa