Asilo crea temor migratorio

Asilo crea temor migratorio
LASERFOTO/AP

LA HABANA, Cuba.- Las autoridades cubanas reforzaron ayer la seguridad de la embajada de Panamá en esta capital, luego de rumores callejeros de un incidente migratorio ocurrido allí.

Los representantes panameños negaron que hubiese ocurrido algún incidente.

Entretanto, la presidenta, Mireya Moscoso, dijo ayer que está a la espera de la petición de asilo de un cubano.

Moscoso dijo que, hasta el momento, solamente uno de los cubanos ha expresado su interés de trasladarse a Panamá, del cual "están llegando los papeles pidiendo asilo".

"Tenemos que hacer el estudio (del caso) y estamos considerándolo", indicó la mandataria.

Todo esto se da, luego de que cuatro balseros cubanos fueron interceptados el martes, a dos millas de Cayo Hueso, Florida, cuando intentaban llegar a la costa. Uno de ellos, Ramón Aguilar, está bajo custodia de la Guardia Costera de Estados Unidos, y ha pedido asilo a Panamá, a través de la organización conservadora "Judicial Watch" para no ser deportado a la isla.

Sobre el incidente en La Habana, el embajador panameño, Abraham Bárcenas, aseguró que no había nada irregular. "No tenemos ninguna crisis aquí. Estamos trabajando normalmente", dijo.

Pero en las esquinas de la sede, policías cortaron la calle y no permitían la circulación de automóviles que no pertenecieran a la propia cuadra, donde también se encuentra la embajada de Bolivia.

Los uniformados pusieron, incluso, una suerte de cadenas con puntas metálicas para impedir el ingreso de automóviles.

La cancillería cubana no proporcionó ninguna información.

En febrero de 2002, similares rumores lanzaron a decenas de personas a la embajada de México. Un grupo de hombres, incluso, asaltó un autobús y con él rompieron la reja e ingresaron a la sede.

Finalmente, la representación mexicana permitió el ingreso de un comando cubano que sacó a los intrusos.

Un portavoz de la Cancillería panameña dijo que de momento "no ha llegado nada por escrito" sobre la petición de asilo del balsero cubano, y que "todo ha sido verbal, por ahora".

Edición Impresa