Causas y consecuencias

* El tráfico vehicular es el principal causante de nuestra contaminación atmosférica.

*Los motores en malas condiciones mecánicas, al funcionar ineficientemente, no queman adecuadamente el combustible y emiten mayores cantidades de contaminantes.

*Estos mismos vehículos, si son manejados en forma desordenada y brusca (“juega vivo”, acelerones y regatas) tienden a quemar con aún menos eficiencia el combustible, contaminando más el ambiente.

*Si se usa gasolina con plomo o diesel sin aditivo, se emiten mayores contaminantes, entre ellos el plomo.

*Si el tránsito vehicular es muy lento, el motor funciona más, emitiendo mayores cantidades de contaminantes.

*Si eliminamos el convertidor catalítico (como se solía hacer con muchos carros) estaremos contaminando más el aire.

Consecuencias

*El monóxido de carbono es venenoso. A dosis reducidas produce dolores de cabeza, mareos, disminución de la concentración y del rendimiento.

*Los óxidos de nitrógeno y azufre tienen graves efectos sobre las personas que padecen asma bronquial, cuyos ataques empeoran cuanto mayor es la contaminación.

*Entre los compuestos orgánicos volátiles está el benceno, que puede provocar cáncer.

Las macropartículas son elementos sólidos y líquidos muy pequeños que incluyen el humo negro producido, sobre todo, por los motores diesel y se asocian con una amplia gama de patologías, entre ellas, las enfermedades cardíacas y pulmonares.

*El plomo dificulta el desarrollo intelectual de los niños.

* El dióxido de carbono no siempre se clasifica como contaminante, pero sí guarda relación con el calentamiento global.

Edición Impresa