Coiba, del terror al esplendor

Coiba, del terror al esplendor
LA PRENSA/Archivo

HERMES SUCRE SERRANO hsucre@prensa.com Transcurría la convulsionada década del 60 en la "Loma del Pájaro", una pintoresca localidad en el corazón de Aguadulce, en Coclé. Por la polvorienta calle caminaba un solitario hombre, con sombrero de ala ancha, pantalones negros y una camisa caqui que ocultaba un puñal en una vaina de cuero.

En la populosa loma no había un alma. Grandes y chicos corrían a esconderse de Merejo González (nombre ficticio), un hombre taciturno, áspero, esquivo, que había pasado 20 años en Coiba por el asesinato a sangre fría de un agricultor de las riberas del Río Grande.

El grito de "¡ahí viene Merejo!" era suficiente para alarmar a toda la comunidad. Ese era el estigma social que pagaban los que habían cumplido una condena en el tenebroso penal de la isla, escenario de leyendas tristes y de crímenes inenarrables.

Hoy, la hermosa isla se ha convertido en la joya de la corona. Y para demostrarlo, el pleno de la Asamblea Legislativa inició anoche la discusión en segundo debate de un proyecto de ley que crea el Parque Nacional de Coiba. Fue propuesto por los legisladores Héctor Aparicio y Freidi Torres.

La finalidad del proyecto es conservar y proteger los ecosistemas insulares, marinos y costeros de la isla; brindar oportunidades para las investigaciones científicas, promover el manejo de los recursos naturales en forma integral y sostenible, con el fin de fomentar las actividades de ecoturismo y educación ambiental.

Dicho proyecto establece un área protegida consistente en 430 mil 821 hectáreas que comprende un globo marino insular. También establece la creación de un patronato para la administración del parque y regulación de la zona especial marina y de un Consejo Directivo para la administración de la isla.

Ya pasó la época en que reos y policías lloraban cuando eran embarcados en el tétrico muelle de Montijo con rumbo a Coiba. Ahora se abre un abanico de oportunidades para una de las islas más bellas del océano Pacífico.

Edición Impresa