Justine, el oro del tenis olímpico

Justine, el oro del tenis olímpico
Justine Henin-Hardenne

Henin, número uno del mundo, se impuso a la francesa Amelie Mauresmo por 6-3 y 6-3, y confesó que experimentó sensaciones que nunca había tenido. “Es un momento muy emotivo. Estar en el podio fue hermoso, ahí me dí cuenta de que la medalla era mía, mucho más que cuando gané el partido”, aseguró. La belga estuvo ausente del circuito durante dos meses y medio debido a un virus.

Henin, de 22 años, controló en casi todo momento el partido ante la francesa, que al comenzar el certamen era la favorita oficiosa, dadas las incógnitas que generaba el estado de Henin. Pero con su revés preciosista y una derecha que abría ángulos por momentos imposibles, Henin fue construyendo su camino hacia el oro, hasta cerrar con un smash el partido en la cálida noche ateniense. El oro olímpico es, junto a sus títulos en Roland Garros, Australia y el US Open, el éxito más importante en la carrera de Henin, entrenada por el argentino Carlos Rodríguez.

La belga, que disputaba por primera vez unos Juegos Olímpicos, ganó así su quinto certamen de la temporada tras alzar el trofeo en Sydney, el Abierto de Australia, Dubai e Indian Wells. “Al llegar a Atenas noté que las condiciones eran ideales para mí”, aseguró. “Esto es un nuevo comienzo, mi regreso. Voy a aprender mucho a nivel emocional de esta semana. Me dí cuenta de lo afortunada que era por el sólo hecho de estar en la cancha”, agregó.

La número uno del tenis femenino dijo haberse sentido bien a nivel físico, pero anticipó que piensa cambiar ciertos hábitos. “No debo ir tan rápido”.

Edición Impresa