Torrijos con el 70% de apoyo a su gestión

Torrijos con el 70% de apoyo a su gestión
20_popularfinalb

En sus primeros cien días, la administración de Martín Torrijos obtuvo un índice de popularidad de gestión cercano al que logró Mireya Moscoso en el mismo período, pero muy inferior al que alcanzó Ernesto Pérez Balladares en diciembre de 1994.

La última encuesta realizada por LatiNetwork Dichter & Neira, especial para La Prensa, reveló que el 70.2% de los entrevistados consideró la gestión de Martín Torrijos como "excelente" o "buena", mientras que el 23.6% la calificó de "mala" o "muy mala". De manera que el índice de popularidad (calificación positiva menos la negativa) de Torrijos en sus cien días es del 46.6.

Para el estudio, realizado cara a cara, se entrevistó a mil 219 personas en áreas urbanas y semi rurales de todo el país, con excepción de Darién y las comarcas.

Hace cinco años, cuando Moscoso cumplió 100 días de gobierno, el 70% de los encuestados opinó que su gobierno era "excelente" o "bueno" y 21.3% dijo que era "malo" o "muy malo". En ese momento, Moscoso tenía un índice de popularidad de gestión de 48.7.

La percepción de los cien días del gobierno de Pérez Balladares ha sido la mejor de las últimas tres administraciones, pues el 81.3% la calificó de "excelente" o "buena" y apenas el 11.7% de "mala" o "muy mala". Por ello, el índice de popularidad de los cien primeros días de gestión de Pérez Balladares alcanzó 69.9, es decir, 20.9 puntos sobre el de Moscoso y 23 por encima de Torrijos.

Para el analista político José Isabel Blandón, padre, estas diferencias en el índice de gestión son muy sencillas. Cuando Endara terminaba su mandato hubo mucha decepción y la gente se reía de él, porque lo percibía como un "presidente payaso".

Por ello, dijo Blandón, cuando Pérez Balladares asumió el cargo y le imprimió el sello característico de su personalidad, la gente percibió que se le devolvió la dignidad al título de Presidente. Además, indicó, en sus primeros cien días presentó una clara propuesta económica.

Luego, sostuvo, Pérez Balladares venía cayendo y Moscoso, al tomar posesión, se presentó como su antítesis, planteando una propuesta social muy buena. Al inicio se percibió que Moscoso, al contrario de Pérez Balladares, haría un gobierno para los pobres.

Pero ahora el gobierno de Moscoso sale con una percepción de incapacidad y corrupción que Torrijos no ha capitalizado. No se sabe por dónde va el gobierno. No se han presentado propuestas claras para el tema económico, sostuvo.

Edición Impresa