El fútbol hizo vibrar a iraquíes

El fútbol hizo vibrar a iraquíes
LASERFOTO/EFE/Karam Hussein

El triunfo colocó a este equipo casi desconocido a un paso de conseguir una medalla, un logro que convertiría a todo el equipo en héroes instantáneos.

En Bagdad, muchos varones jóvenes fueron a cafés y hoteles para ver el partido, y cuando Emad Mohammed anotó el único gol del partido a los 64 minutos, los aficionados saltaban, aplaudían y agitaban los brazos.

Tan pronto como la victoria fue oficial, los iraquíes lanzaron disparos al aire, corrieron por las calles con banderas nacionales que agitaban desde las ventanillas de sus autos y gritaban “Dios es grande” por toda Bagdad.

“Estamos muy contentos, a pesar de todo el dolor que tenemos en nuestro interior por lo que está pasando en Nayaf y en todo el país'”, señaló Haidar Mohsin, de 30 años.

Los miembros del equipo no sólo tienen que lidiar con la violencia diaria, tampoco pueden jugar como locales en Bagdad porque los equipos nacionales de otros países no quieren viajar hasta la capital iraquí. Hace un año, la Federación de Fútbol de Irak fue disuelta, y el COI readmitió a Irak en febrero de este año, lo que le dio tiempo para prepararse para los Juegos Olímpicos.

Edición Impresa