Una maquinaria aceitada

Una maquinaria aceitada
LAPRENSA/Demóstenes Angel

Alemán se mueve con una energía que parece inagotable, mientras saluda, besa, abraza y escucha a sus seguidores.

"Somos la avanzada arnulfista ... convierte tu voto en una encuesta de carne y hueso", era el mensaje de las camisetas usadas por los activistas del Partido Arnulfista, mientras abrían camino a su candidato.

Al lugar llegaron para acompañar a José Miguel, varios candidatos a legisladores y representantes como Francisco Ameglio, Mabia Muñoz o Vidal García. Y aquí precisamente es donde se siente la fuerza de la maquinaria partidista. No en vano, la famosa "yunta pueblo-gobierno", en que los ideólogos de la dictadura montaron su aparato de control político, tuvo como base a los representantes de corregimiento. Ahora, paradojas del destino, ese mismo andamiaje le sirve a los enemigos de aquel régimen.

Por las estrechas calles salían -como hormigas de colores- los militantes de los candidatos, aportando su cuota de apoyo a la actividad política.

"¡Deténganse... avancen!", eran algunas de las instrucciones dadas por Jaime Cohen -estrecho colaborador de Alemán- mientras el candidato se detenía en las humildes casas de quienes habitan este Panamá rural, tan cercano y tan distinto a la cosmopolita ciudad capital.

"¿Has visto qué cantidad de gente?", preguntaba retóricamente el ministro del Canal, Jerry Salazar. "Están muy engañados" continuó, aludiendo sin duda, a las encuestas que han ubicado a José Miguel Alemán en un tercer lugar.

El recorrido dejó en evidencia el poder de organización de partidos y candidatos locales. Por ello, sin duda, Alemán sigue optimista.

"Estoy confiado en el triunfo", declaró a La Prensa. Y como, temiendo equivocarse, rectificó: "lo digo con humildad".

Edición Impresa