REACCIONES.

Los políticos opinan del intercambio de denuncias

La clase política no termina de digerir el escándalo de la Corte. Algunos se muestran avergonzados, otros analíticos, y también los hay que prefieren no opinar.

El primer vicepresidente del Partido Panameñista, Marco Ameglio, calificó la situación como preocupante. "Los magistrados deben manejarse con más moderación sobre las denuncias. Las diferencias pueden existir en cuanto a las decisiones jurídicas que se toman, pero eso no significa que los magistrados salgan a los medios de la manera en que lo están haciendo. No es posible que se estén ‘sacando los trapos sucios’ por las diferencias que tienen en los fallos", dijo.

"La Corte no es la Asamblea, donde hay corrientes políticas opuestas y el debate es válido. La Corte no puede darse el lujo de discutir en público", indicó.

Por su parte, Ricardo Martinelli aseguró que la actuación de la Corte es "bochornosa". "Una vez más se hace necesaria la renuncia de los magistrados. Se debe formar una comisión con todos los sectores de la sociedad para elegir a los nuevos magistrados. Si no, el Ejecutivo nombra a los nuevos miembros de la Corte y se queda con el control de los tres órganos del Estado".

Mireya Moscoso, por su parte, prefirió no hacer declaraciones.

Edición Impresa