BAHÍA PIÑAS. ESCENAS DE UN PUEBLO DARIENITA.

La vida alrededor del mar

La vida alrededor del mar
OCUPACIÓN. Los pobladores acomodan sus carretillas, mientras esperan con ansias la llegada de los barcos que traen productos desde la capital.

Bajo la mirada de la patrona de Puerto Piña, Santa Dorotea, los pobladores se preparan para la faena diaria.

Ágiles pescadores se lanzan al mar en pequeños cayucos para ir en busca del alimento diario; las mujeres crean con sus manos artesanías que venden a los turistas, mientras niños y jóvenes corren con sus carretillas en busca de la mercancía recién traída en un barco.

Cada día los pobladores tienen que enfrentarse a la poca seguridad, la falta de medicamentos y transporte rápido que los movilice en casos de urgencia.

Para los indígenas y latinos, descendientes de colombianos y panameños, Bahía Piñas es la respuesta a sus plegarias. El 80% de sus ingresos proviene de este paraíso en la jungla, ubicado a tan solo 20 millas náuticas de la frontera colombiana.

Edición Impresa