ESTADOS UNIDOS

La fama alcanza a los animales

La fama alcanza a los animales
Fiona, la hipopótamo de Cincinnati, y Abril, la jirafa de Nueva York.

Bei Bei, el panda de Washington; Abril, la jirafa en Nueva York; Fiona, la hipopótamo de Cincinnati... uno detrás de otro. Los zoológicos en Estados Unidos convierten animales en superestrellas mediáticas, pero esto puede tener consecuencias.

Fiona nació prematura. Desde esta semana es la estrella de videos en Facebook, donde tiene su propia página. “No planeamos convertirla en una celebridad”, dijo Michelle Curley, funcionaria del zoológico. “Facebook se acercó a nosotros para hacer un espectáculo sobre Fiona en su plataforma Watch”, dijo Curley. Reconoce que el “factor Fiona” ha vendido y que las visitas al zoo han sido “geniales” este verano, sin gastar en publicidad.

La fama alcanza a los animales
Fiona, la hipopótamo de Cincinnati, y Abril, la jirafa de Nueva York.

“Los zoológicos usan cada vez más a los animales estrella para atraer al público. Este ‘estrellato’ gracias a las redes sociales (...) es una forma de atraer directamente a visitantes potenciales”, dijo Ivy Collier, una responsable del instituto Animals and Society. Collier es “optimista sobre el hecho de que, junto a la sensibilización, esto se traducirá en un interés más profundo por la protección y el bienestar animal”.

“Para mí, es como un lavado ecológico”, señaló Lisa Moore, socióloga y profesora de la Universidad de Nueva York. Según la especialista en animales, esta práctica podría empeorar en el futuro porque no se detendrá en los zoológicos. Pronto, enfatiza, “equiparemos a los animales con cámaras” en su hábitat natural.

“Es preocupante...”, dice Elizabeth Grauerholz, socióloga de la Universidad de Florida Central. Sobre todo, son “esfuerzos por generar ingresos y vender productos derivados”, lamenta.

Elizabeth Hogan, gerente de World Animal Protection, opina que no todo sigue esta tendencia. Pero lamenta que los “videos de animales cautivos sin contexto dan una percepción poco realista de los comportamientos salvajes”.

Edición Impresa