Benedicto XVI tomó posesión

CIUDAD DEL VATICANO / EFE. El papa Benedicto XVI tomó ayer posesión de la Basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma, con una solemne ceremonia en la que subrayó que su papel no es el de "un soberano absoluto" que impone sus propias ideas. En la celebración, que marcó su toma de posesión del templo como Obispo de Roma, Joseph Ratzinger hizo hincapié en que la función del Pontífice es la de servir a los fieles. Al finalizar la liturgia, el Papa saludó a los miles de fieles congregados en la plaza situada frente a la basílica, que habían seguido la ceremonia a través de pantallas gigantes, y en las calles adyacentes.

Edición Impresa