DISIDENTES.

Castristas se enfrentan a las Damas de Blanco

Un acto de repudio en el que participaron decenas de simpatizantes del Gobierno cubano ensombreció la última jornada de movilizaciones pacíficas de las Damas de Blanco, esposas y familiares de disidentes presos, en reclamo de la excarcelación de los opositores.

Las Damas de Blanco desarrollaron ayer su cuarta y última jornada de actividades para conmemorar otro aniversario de las detenciones de 75 disidentes. Vestidas de blanco y portando gladiolos, alrededor de 30 mujeres familiares de opositores presos caminaron en silencio por el céntrico barrio de El Vedado hasta la sede de la Dirección Nacional de Prisiones, dependiente del Ministerio del Interior, donde pidieron una vez más la excarcelación de los opositores presos.

Las mujeres se disponían a concluir la caminata, cuando decenas de simpatizantes del Gobierno cubano las rodearon a la altura de la Universidad de La Habana y comenzaron a lanzar consignas revolucionarias. Los manifestantes las siguieron hasta la vivienda de Laura Pollán, esposa de uno de los disidentes, condenado a 20 años de prisión, lanzando gritos de apoyo al Gobierno.

Edición Impresa