DSK admite ´falta moral´

Cuatro meses después de su detención, de regreso en su país y libre de cargos por presunta agresión sexual, el exdirector del FMI, Dominique Strauss-Kahn confesó ayer haber cometido una “falta moral” y sugirió que pudo haber sido víctima de un complot o trampa.

Entrevistado en la televisión francesa, en hora de máxima audiencia, un DSK serio y con traje oscuro se enfrentó por primera vez a la opinión pública de su país para explicar qué ocurrió el 14 de mayo en la suite de un hotel de Nueva York, donde una camarera le acusó de agredirla sexualmente.

Un caso que le costó el cargo de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que ha acabado con sus aspiraciones a convertirse en el próximo presidente de Francia.

“Lo que ocurrió no fue ni violencia ni coacción ni agresión”, zanjó el político socialista, quien recordó que el informe del fiscal del caso -ya no existen cargos penales contra DSK en Estados Unidos- indica que no hubo “pruebas de violencia” sobre Naffissatou Diallo, la camarera del hotel Sofitel.

Sin dar más detalles, DSK dejó caer un “es posible” cuando se le preguntó si consideraba que podría haber sido objeto de una “trampa” en aquel hotel neoyorquino; y contestó con un “veremos” cuando la entrevistadora le interrogó sobre si pensaba que hubo “complot”.

“Tuve miedo, mucho miedo”, dijo en la entrevista Strauss-Kahn sobre los métodos empleados por las autoridades estadounidenses.

Edición Impresa