Dimite director de diario opositor turco

Dimite director de diario opositor turco
AFP/Ozan Kose.

Enis Berberoglu, director del diario opositor turco Hürriyet, presentó su dimisión, en vísperas de las elecciones presidenciales en Turquía que se celebran hoy, informó el periódico progubernamental Zaman.

Berberoglu dejó su cargo ayer, un gesto que el grupo mediático Dogan, al que pertenece Hürriyet, apenas comentó, pero que analistas locales achacan a presiones del primer ministro y candidato presidencial Recep Tayyip Erdogan, el favorito a ganar.

Berberoglu ejerció durante cinco años de director del diario, que tiene una tirada estimada de cerca de 400 mil ejemplares diarios.

Los medios del grupo Dogan reúnen numerosas firmas enfrentadas al rumbo islamista del gobernante partido de Justicia y Desarrollo, fundado por Erdogan. De hecho, en un mitin electoral ayer, Erdogan criticó duramente al grupo Dogan y aseguró que una de sus televisiones, que no especificó, le “falta el respeto al 99% de los musulmanes que componen este país”.

En 2009, el fisco multó a Dogan con $3 mil millones, por supuesta evasión fiscal, una medida que el grupo denunció como “injusta” y “políticamente motivada”.

Los discursos de Erdogan se han dirigido en el último año cada vez más contra la prensa crítica con él. El viernes también arremetió contra la periodista Amberin Zaman, corresponsal en Turquía de la revista The Economist, a la que llamó “mujer desvergonzada”.

Por otro lado, el viernes arrestaron en Estambul a un periodista turco crítico del Gobierno. El fiscal público Hadi Salihoglu informó ayer que Mehmet Baransu, que escribe para el periódico Taraf, fue arrestado por difamación y por “señalar funcionarios antiterroristas como blanco”. El fiscal afirmó que Baransu se resistió a su arresto.

El periodista dijo por Twitter que fue golpeado por la policía y conjeturó que fue detenido como “venganza” por criticar a Salihoglu. Fue puesto en libertad ayer por la tarde tras un interrogatorio.

Baransu criticó públicamente una ofensiva gubernamental contra la policía y el poder judicial por un escándalo de interceptación de mensajes que, según el Gobierno, está dirigido a orquestar un golpe.

Edición Impresa