Domésticas piden protección

Empleadas domésticas de Guatemala denunciaron ayer, domingo, el constante irrespeto a sus derechos laborales y demandaron a las autoridades a comprometerse para proteger a las miles de mujeres dedicadas a este oficio.

En su mayoría las empleadas domésticas “tienen bajos salarios, exceso de horas trabajadas, sufren acoso sexual, carecen de seguro social y son agredidas física y verbalmente”, dijo a la AFP Susana Vásquez, dirigente de una organización que busca mejorar las condiciones de las también llamadas “trabajadoras del hogar”.

En Guatemala unas 182 mil mujeres se dedican al empleo doméstico entre los 8 y 70 años de edad, con jornadas de hasta 16 horas diarias, explicó Vásquez, quien representa a la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y Maquila (Atrahdom).

Según datos de la Atrahdom, el 60% de las empleadas domésticas se concentra en la capital y la mayoría proviene de zonas indígenas del oeste y norte del país. Otro de los flagelos que enfrentan las trabajadoras domésticas son los bajos salarios que van desde 50 a 400 dólares al mes, agregó Vásquez.

La entidad y la alemana Fundación Friedrich Ebert presentaron ayer domingo en un foro un libro sobre reportajes periodísticos que abordan estos problemas que enfrentan las empleadas domésticas en Centroamérica y México.

En el espacio de discusión varias empleadas domésticas de diferentes regiones del país urgieron a las autoridades a ratificar e implementar leyes y convenios internacionales para proteger sus derechos.

Edición Impresa