JUSTICIA.CHINA RECLAMA A DOS PRESOS.

EU divulga listado de los detenidos en Guantánamo

El Pentágono difundió ayer jueves por primera vez la lista completa de los detenidos y ex detenidos en la cárcel militar de Guantánamo, un total de 558 nombres con los respectivos números de matrícula y países de origen.

La publicación responde a una demanda de la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP), amparada en la Ley de Libertad de Información.

Se trata de la primera lista oficial de quienes pasaron por un Tribunal de Revisión entre 2004 y 2005 para determinar si les cabía la designación de "combatiente enemigo".

Entre los identificados "se cuentan los primeros individuos capturados en la guerra global contra el terrorismo por supuestos vínculos con Al Qaeda o los talibanes".

La mayoría de los nombres de personas consideradas "combatientes enemigos" de Estados Unidos fueron dejados en una suerte de limbo jurídico, pues nunca fueron incriminados oficialmente. Muchos de los nombres -sobre todo de ex talibanes arrestados en Afganistán a fines de 2001 o en 2002- ya eran conocidos, pero la identidad estaba escondida en miles de páginas de legajos.

Un portavoz del Pentágono, el teniente coronel Todd Vician, dijo que la lista se había entregado al Comité Internacional de la Cruz Roja pero el Departamento de Defensa había determinado que "no era prudente" divulgarla.

Los detenidos provienen de 41 países, aunque la mayor parte son afganos y sauditas, y muchos están detenidos en Guantánamo desde hace cuatro años, sin acusaciones.

Por su parte, China reclamó ayer mismo la repatriación de dos musulmanes de ese país detenidos en Guantánamo.

"Los ciudadanos chinos sospechosos de terrorismo detenidos en Guantánano deben ser devueltos lo antes posible", afirmó a través de un comunicado la cancillería de Beijing.

Estados Unidos determinó que ambos detenidos, Abu Bakker Qassim y Abdel Abdu Al-Hakim, no son "combatientes enemigos" y por lo tanto pueden ser liberados, pero un juez norteamericano estableció que no pueden ser enviados a China, se teme que allí sean torturados y/o condenados a muerte.

La justicia estadounidense estableció que no puede ordenar la liberación de ambos, por lo que permanecen por el momento en el centro de detención de Guantánamo.

Edición Impresa