MATRIMONIOS FORZADOS

Esperanza en una cuchara

Esperanza en una cuchara
LA PRENSA/Archivo.

Una asociación británica, que lucha contra los matrimonios forzados de adolescentes oriundas del subcontinente indio, aconseja a las víctimas potenciales esconder una cuchara en su ropa interior para accionar los detectores de metales en el aeropuerto y llamar así la atención sobre su caso.

La organización Karma Nirvana, con sede en Derby, en el centro de Inglaterra, recibe anualmente 6 mil 500 llamadas relacionadas con matrimonios forzados, 80% de las víctimas son, según los datos oficiales, jóvenes oriundas de países del subcontinente indio.

El Gobierno británico lanzó este verano una campaña para intentar impedir que, bajo el pretexto de las vacaciones, estas adolescentes sean enviadas al extranjero para ser casadas a la fuerza.

La idea es que el objeto metálico sea detectado en el control de seguridad y la víctima sea llevada a un lugar seguro, donde tiene la última oportunidad de revelar que quieren obligarla a casarse, sin que sus padres o parientes estén presentes, explica Natasha Rattu, directora de Karma Nirvana.

En 2012, la oficina del Foreign Office encargada de luchar contra los matrimonios forzados trató mil 500 casos. En una minoría las víctimas eran hombres (18%). 33% tenía menos de 17 años. La más joven dos años y la mayor, 71. Cerca de la mitad de los casos concernían a Pakistán, Bangladesh (11%), India (8%) India y Afganistán (2%). El fenómeno afecta también a Somalia, Turquía e Irak.

Edición Impresa