SE TEME EMERGENCIA HUMANITARIA

Estación de Milán, llena de sirios

Un número cada vez más creciente de refugiados sirios que se dirigen hacia el norte de Europa se ven obligados a acampar en la estación central de trenes de Milán (norte de Italia) debido al cierre de fronteras hacia Francia, Suiza y Austria.

+info

Fecha tentativa para ´Ginebra 2´

Desde hace varios días, cerca de 150 personas, entre ellas familias enteras con niños, duermen en varias salas de espera e inclusive en las escaleras automáticas del recinto.

Voluntarios distribuyen comida y agua, aunque temen que el flujo, que se inició hace 15 días, se incremente, según explicó a la AFP Alberto Sinigallia, presidente de la fundación de ayuda Progetto Arca.

“Hasta hace dos días llegaban entre 30 a 40 personas por día, pasaban la noche y seguían en la mañana hacia el norte de Europa. Les garantizamos cobijas y comida”, contó. “Pero con el cierre de las fronteras de Francia, Suiza y Austria, no sabemos lo que puede pasar, porque la gente sigue llegando. El problema va a estallar aquí”, advirtió.

“La policía por ahora cierra un ojo, pero comenzamos a ser visibles”, dijo con preocupación un padre de familia, que no quiso revelar su nombre. La familia –los padres y dos hijas– fue obligada por la policía austríaca a regresar a Italia mientras se encontraba en un tren que se dirigía a Alemania.

Al menos 40 personas que esperaban entrar en Francia fueron obligadas a regresar, por lo que la alcaldía de Milán dispuso una unidad de crisis para hacer frente a la que teme se podría convertir en una emergencia humanitaria. “Les ofrecemos quedarse en hoteles, pero no se quieren quedar en Italia”, contaron fuentes de la alcaldía, que pide ayuda al gobierno para encarar la situación después del drama de Lampedusa, cuando naufragó una embarcación con unos 500 inmigrantes causando la muerte de más de 300 de ellos.

Edición Impresa