FRANJA DE GAZA

Hamas admite rapto de jóvenes

Un alto dirigente de Hamas admitió que el grupo secuestró y mató a tres adolescentes israelíes en Cisjordania en junio, la primera ocasión en que la milicia islámica reconoce haber participado en el incidente que contribuyó a desatar las hostilidades en la franja de Gaza el pasado 8 de julio.

En una conferencia celebrada en Turquía, Saleh Aruri dijo que las Brigadas al-Qassam, el ala militar de Hamas, fueron responsables de la “operación heroica” para provocar un levantamiento palestino generalizado. “Fue una operación realizada por los hermanos de las Brigadas”, expresó, agregando que Hamas esperaba canjear a los secuestrados por palestinos presos en Israel.

Israel acusó a Hamas de orquestar los secuestros e identificó a dos agentes del grupo de ser los principales sospechosos. Se desconocen sus paraderos.

La admisión de Arouri demuestra que “Hamas no tiene ningún escrúpulo en atacar civiles inocentes”, dijo el vocero del Gobierno israelí Mark Regev.

Más de 2 mil palestinos, en su mayoría civiles, han muerto en las hostilidades, según funcionarios palestinos y de Naciones Unidas, en tanto que del lado israelí murieron 67 (64 son militares).

Arouri dijo que Hamas “no tenía la intención esta vez de provocar una batalla generalizada”. Agregó que su grupo cree que tampoco Israel lo deseaba. “Pero Alá ha elegido y tuvo la voluntad de encender una intensa batalla”, agregó.

En tanto, Israel volvió a asestar un golpe a Hamas. Ayer mató a tres comandantes de alto rango en un ataque aéreo, y dijo que seguiría detrás de los líderes del brazo armado del grupo tras el colapso del cese el fuego.

Hamas identificó a los hombres como Mohammed Abu Shammala, Raed al-Attar y MohammedBarhoum, las tres víctimas de más alto nivel reportadas desde que Israel comenzó su ofensiva hace seis semanas. Los tres hombres habían liderado operaciones contra Israel en los últimos 20 años, dijo el grupo islámico. Dos días antes, a última hora del martes, la Fuerza Aérea Israelí bombardeó una casa en un intento, según dijo Hamas, de asesinar a su máximo comandante militar, Mohammed Deif, quien, según el grupo, escapó. Su mujer, su hija y un hijo de siete meses murieron en el ataque.

El funeral de los tres líderes de Hamas fue ayer mismo y sus cadáveres fueron acompañados por miles de palestinos que disparaban al aire y pedían venganza. “Los asesinatos de los tres líderes Qassam es un crimen grave”, dijo el portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri. “Pero no quebrará a nuestro pueblo e Israel pagará el precio por ello”, advirtió.

Benjamin Netanyahu elogió la “destacada [tarea de] inteligencia” que permitió matar a los jefes de la milicia y dijo que estos habían “planeado ataques mortales contra civiles israelíes”.

Israel aprobó ayer que se convoque a 10 mil soldados de reserva porque se prevé una escalada de los enfrentamientos en Gaza.

La saliente alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció ayer la incapacidad del Consejo de Seguridad para poner fin a los conflictos, sobre todo por la prevalencia de los intereses nacionales.

“No siempre ha habido una decisión firme y de principios de los miembros [del Consejo] de poner fin a las crisis”, afirmó Pillay ante el Consejo, al que renunció tras seis años y deja formalmente en los próximos días.

“Realmente creo que una respuesta más firme de este Consejo podría salvar cientos de vidas”, agregó la sudafricana, quien estimó también que la utilización del derecho de veto constituye “una táctica de corto plazo y en definitiva contraproducente”.

Exhortó a los 15 Estados miembros “a desarrollar un concepto más amplio que el del interés nacional”. El uso del derecho a veto por parte de los cinco miembros permanentes del Consejo –Reino Unido, Francia, Rusia, China y Estados Unidos– revela profundas divisiones.

En mayo, Rusia y China opusieron su veto a un proyecto de resolución que habría permitido a la Corte Penal Internacional abrir causas en Siria por crímenes de guerra. Estados Unidos, que veta habitualmente resoluciones contra Israel, bloqueó en días pasados un texto particularmente fuerte sobre el conflicto en Gaza.

AFP. GINEBRA, SUIZA

Edición Impresa