Hernández condena asesinato de fiscales

Hernández condena asesinato de fiscales
Orlando Hernández EFE/Archivo.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, condenó ayer el asesinato de dos fiscales en el norte del país . “Todo el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad hemos compartido este hecho reprochable como algo que bajo ninguna circunstancia va a quedar impune”, dijo en una comparecencia ante periodistas.

Las fiscales Marlene Banegas y Patricia Eufragio fueron asesinadas por hombres no identificados que atacaron a tiros el vehículo en el que se transportaban.

El gobernante señaló que desde el momento del crimen las fuerzas de seguridad del Estado “empezaron con sus investigaciones” para identificar y dar con el paradero de los responsables.

Banegas era coordinadora de la Fiscalía de Delitos Contra la Vida y Eufragio estaba a cargo de la Fiscalía del Medio Ambiente.

Hernández subrayó que “es importante que cada criminal sepa que Honduras ha cambiado y que toda una institucionalidad está lista y preparada para llevarlos donde deben de estar, en la cárcel”. Además, expresó sus condolencias y la de todos los hondureños a las familias de las abogadas y aseguró que su gobierno seguirá “adelante, sin retroceder un solo milímetro” en el combate a la violencia y la delincuencia común, que a diario deja un promedio de unos 15 muertos.

“Honduras se lo merece, el pueblo hondureño merece vivir en paz y tranquilidad y ese es el norte que tenemos”, enfatizó el mandatario, al instar a los operadores de justicia a que sigan trabajando “de manera coordinada”.

El fiscal general de Honduras, Óscar Chinchilla, afirmó que se conformaron varios equipos especiales encaminados a identificar, investigar y enjuiciar con todo el peso de la ley a los responsables de “este lamentable y reprochable delito”.

El Ejecutivo indicó en un comunicado leído por el ministro de la Presidencia, Reinaldo Sánchez, que “...se han obtenido algunos datos importantes que conllevan al esclarecimiento de este crimen”, sin dar más detalles.

Edición Impresa