SOLIDARIDAD.AHMADINEYAD PIDE APOYO PARA BAGDAD.

Irak y sus países vecinos celebran conferencia en Irán

Irak y sus países vecinos celebran conferencia en Irán
INAUGURACIÓN. El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad (Der.), y el ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Hoshyar Zebari, durante el primer día de la conferencia.

Irak necesita la ayuda de sus vecinos para mantener alejados a los terroristas y allanar el camino a la evacuación de las fuerzas extranjeras, dijo ayer sábado el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad .

"Bajo las circunstancias complicadas (actuales), el Gobierno iraquí debe ser apoyado para llevar estabilidad y seguridad" a ese país, expresó Ahmadineyad en la inauguración de una conferencia de dos días de las naciones vecinas de Irak. Irak sostiene que la mayoría de la insurgencia está integrada por combatientes extranjeros y ha pedido a sus vecinos que vigilen más de cerca sus fronteras para evitar que los milicianos las crucen de manera ilegal.

Sus vecinos, por su parte, han manifestado temores de que la inestabilidad en Irak represente un riesgo para la seguridad de toda la región.

Ahmadineyad expresó que los terroristas que se infiltran en Irak ofrecen una excusa a las fuerzas extranjeras para permanecer en esa nación.

"El objetivo de los terroristas no es otro que preparar el terreno para una estadía a largo plazo de las fuerzas extranjeras", sostuvo.

En el encuentro participaron los cancilleres de Egipto, Jordania, Kuwait, Irán, Irak, Arabia Saudí, Siria, Turquía y Bahrein, y representantes de las Naciones Unidas, la Liga Árabe, y la Organización de la Conferencia Islámica.

En su discurso, Ahmadineyad también pidió a las naciones islámicas que se movilicen en contra de Israel.

"El problema fundamental y básico del mundo islámico es la existencia del régimen sionista. El mundo islámico tiene que movilizarse para resolver este problema", expresó.

Al parecer, los clérigos gobernantes de Irán buscaron mostrar con este encuentro que reconocen la amenaza de grupos como Al Qaeda y están preparados para ayudar a estabilizar a Irak, respaldando al nuevo gobierno de Bagdad.

Por otra parte, el Ejército de EU prevé traspasar el control de la seguridad en la mitad de las 18 provincias iraquíes a las autoridades del país árabe, según dijo el vicejefe del Estado Mayor estadounidense Kurt Cichowski en una videoconferencia desde Irak.

EU entregará Muthanna

La primera provincia del traspaso será Muthanna, con 550 mil habitantes, informó la noche del viernes el militar. El general estadounidense no fijó sin embargo fecha sobre cuándo concluirá el traspaso del control de seguridad en todo el país. Si en las provincias afectadas se vuelven a registrar problemas, entonces –dijo– la coalición multinacional podrá prestar ayuda a las fuerzas de seguridad iraquíes.

Las provincias cuyo control se traspasará han sido evaluadas siguiendo los criterios por ejemplo del grado de peligrosidad, la administración de gobierno y la efectividad del Consejo de Seguridad.

En otro orden, tres soldados estadounidenses murieron en la provincia iraquí de Anbar durante una misión, según comunicó ayer el Ejército sin dar más detalles. El viernes, un convoy cerca de Faluya, a unos 70 kms. de Bagdad, fue atacado aunque no se reportaron heridos.

En tanto, tres iraquíes murieron, según fuentes hospitalarias, durante un ataque a Sawba, el este de Faluya.

Propuesta

Por otra parte, uno de los más poderosos líderes chiíes iraquíes, Abdulaziz al Hakim, sugirió ayer la creación de autonomías separadas para chiíes y suníes en Irak como forma de terminar con la violencia.

"Nosotros vamos a buscar establecer un territorio en el centro y el sur del país; asimismo, aconsejamos a nuestros hermanos suníes establecer su propio territorio en Anbar (oeste) para beneficiarse de los enormes potenciales que prevé la Constitución" del país, dijo en un mitin en Bagdad.

Al Hakim es el jefe de la Asamblea Suprema de la Revolución Islámica, el mayor partido chií de Irak, y es también uno de los principales líderes del mayor bloque parlamentario, la Coalición Iraquí Unida.

Los chiíes ya hace meses que piden disfrutar una autonomía en el centro y el sur del país, similar a la que los kurdos tienen en el norte del país, pero los suníes se han negado en redondo a entrar en esta lógica.

Primero, la zona de predominio suní es la única que no tiene petróleo; segundo, hay ciudades (como la misma Bagdad o Baquba) con población tanto chií como suní, donde la partición sería complicada; y tercero, los suníes argumentan que ello equivaldría a la fragmentación de Irak.

Edición Impresa