Israel retira parte de sus tropas de la Franja de Gaza

El asedio, el mayor de Israel en Gaza en los últimos meses, se produjo tras dos atentados suicidas con bomba contra autobuses que mataron a 16 personas en la ciudad israelí de Beersheba el 31 de agosto.

Ocho palestinos murieron en la última incursión en Gaza, cinco de ellos civiles, y más de 100 resultaron heridos, dijeron los médicos.

Los testigos dijeron que las tropas y tanques se retiraron antes del amanecer de Jabalya, el mayor campamento de refugiados de Gaza, y posteriormente de otras zonas, pero mantuvieron su presencia cerca de Beit Hanoun, dijeron testigos y fuentes palestinas de seguridad.

Una fuente militar israelí confirmó que los soldados se habían retirado de Jabalya y de otras zonas, pero seguían en otras partes del norte de Gaza para impedir el lanzamiento de cohetes de fabricación casera, conocidos como Qasam, contra ciudades israelíes.

Los habitantes de Jabalya que se aventuraron a salir ayer hallaron al menos una decena de hogares destruidos. Tampoco había agua ni electricidad en algunas partes del campamento. Otras 10 casas estaban en ruinas en la cercana Beit Lahiya.

“Dios nos ayude... nos dieron cinco minutos para abandonar la casa”, dijo Zaina al-Bahri. “Ahora no tenemos casa”, añadió.

El ejército israelí no hizo comentarios de inmediato.

Imad al Falouji, legislador palestino y ex miembro del gabinete, condenó esta acción.

Edición Impresa