DISPUTA POR ISLAS

´Japón tiene historia de su lado´, dice Noda

“Japón tiene a la ley, a la historia de su lado y por eso la soberanía sobre las islas Senkaku no puede ser motivo de disputa”, afirmó ayer el premier nipón, Yoshihiko Noda, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en medio de creciente tensión con China por ese archipiélago.

+info

´Japón tiene historia de su lado´, dice Noda

Noda advirtió que su país busca resolver “de manera pacífica” las disputas territoriales y marítimas “bajo cualquier circunstancia”, aunque evitó eludir directamente al conflicto con China por las Senkaku (Diaoyu en chino).

“Hay todavía una serie de disputas territoriales y marítimas en muchas partes del mundo”, sostuvo Noda en su intervención.

La “filosofía” de Naciones Unidas y un “principio compartido” por la comunidad internacional es “resolver los conflictos de una manera pacífica”, recordó el mandatario nipón.

Según Noda, “bajo cualquier circunstancia” Japón está “decidido a cumplir con ese principio y a buscar soluciones pacíficas basadas en el derecho internacional”.

El primer ministro no aludió directamente en su discurso al conflicto abierto desde que el Gobierno nipón anunció hace dos semanas la compra de tres de los islotes de Senkaku, lo que ha provocado protestas de China y de Taiwan, que también reclama el archipiélago, al que llama Tiaoyutai.

En una reunión que mantuvieron en las últimas horas en Nueva York en el marco de la Asamblea General de la ONU, el canciller nipón, Koichiro Gemba, instó a su homólogo chino, Yang Yiechi, a que Beijing actúe con moderación en la disputa.

La compra de los islotes por parte del Ejecutivo de Noda provocó la semana pasada violentas protestas antijaponesas en varias ciudades chinas, donde muchas empresas niponas se vieron obligadas a cerrar fábricas y establecimientos.

Además, Tokio ha denunciado continuas “intrusiones” en aguas del pequeño archipiélago llevadas a cabo por pesqueros de China y Taiwan para reclamar la soberanía sobre las islas y sus derechos de pesca.

Se cree que estas islas del mar de China Oriental, deshabitadas desde la II Guerra Mundial y con una extensión de apenas 7 kilómetros cuadrados, cuentan con importantes yacimientos de gas y petróleo.

Durante su discurso ante la Asamblea, Noda también enfatizó que los programas nucleares de Irán y Corea del Norte “constituyen una grave amenaza para el mundo entero”, y que Japón está comprometido con lograr “un mundo libre de armas nucleares”.

“No podemos pasar por alto la continua violencia y la represión en Siria”, subrayó por otra parte Noda, quien anotó, además, que Japón seguirá apoyando los esfuerzos de “democratización y reformas” en Oriente Próximo y África.

Los encuentros de los diplomáticos chinos y japoneses – en Naciones Unidas y el día antes en Beijing– sugieren que Beijing no quiere que la tensión sobre las islas, que se cree que están en aguas ricas en depósitos de gas natural, desemboque en una ruptura de las relaciones. Este año se celebra el 40 aniversario de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre ambos países. Pero el tono insistente de Beijing sugiere que el conflicto está lejos de terminar.

Embarcaciones de ambos países han protagonizado un tenso juego del ratón y el gato en los últimos días en aguas próximas a las islas en disputa, aumentando el temor a que un incidente violento no intencionado cause un enfrentamiento mayor.

Edición Impresa