Llaman a la calma tras los atentados

Líderes cristianos y musulmanes de Nigeria llamaron ayer a la calma tras la ola de atentados islamistas contra iglesias el día de Navidad, mientras el Gobierno trata de evitar un choque religioso, envuelto en las críticas por la falta de seguridad.

“Debemos ser muy prudentes para no extender la actual crisis hacia un problema religioso”, afirmó ayer en la capital, Abuya, el sacerdote Anthony Afariogun, del Seminario Católico de Todos los Santos, en palabras recogidas por el diario nigeriano Vanguard.

“Si el gobierno federal no es capaz de controlar la situación, deberá solicitar la intervención internacional”, añadió.

Varios líderes cristianos trataron de lanzar un mensaje a la sociedad nigeriana de calma y reconciliación, al tiempo que reclamaron acciones contundentes al Gobierno nigeriano para atajar la crisis. El dean de la Agrupación Juvenil Católica Lekki Deanery, Francis Ogunmodede, atribuyó los atentados al malestar social, y reclamó una conferencia nacional en la que estén presentes estos grupos descontentos (los islamistas), informó el Vanguard.

En los atentados murieron 32 personas.

Edición Impresa