DIÁLOGO EN EL CASTILLO DE CHAPULTEPEC

Piden frenar Ley de Seguridad en México

El poeta Javier Sicilia pidió ayer a un grupo de legisladores mexicanos “que detengan la Ley de Seguridad Nacional (LSN)” propuesta por el presidente Felipe Calderón en abril de 2009, “y la sustituyan por otra trabajada junto con los ciudadanos”.

“La Ley que pretenden aprobar vulnera las libertades y los derechos civiles descritos en la Constitución y confirma el oprobio de controlar la corrupción y la ineficiencia de las instituciones con la imposición de un Estado militar y policiaco”, dijo Sicilia en el marco del diálogo que se celebró ayer en el Castillo de Chapultepec.

En abril de 2009, Calderón propuso al Legislativo una nueva ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública que buscaba regular el empleo de las Fuerzas Armadas en la labores de seguridad pública, misma que fue revisada en el Senado y que ha sido ya enviada para su análisis a la Cámara de los Diputados.

Según Sicilia, tal propuesta “ha sido un grave desacierto” y debe ir acompañada por “la aprobación de los marcos legislativos que lleven a la autonomía de los Ministerios Públicos (agentes de las fiscalías)”, actualmente subordinados a los Gobiernos.

“No podemos permitir que la democracia claudique frente al autoritarismo ni frente al caos y, en consecuencia, tampoco que la paz se rinda ante la guerra para conservar la partidocracia y las prebendas que traicionan a la patria”, agregó el poeta, quien encabeza el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

Por ello, demandó aprobar otra normativa “que tenga como principio garantizar la seguridad humana y el respeto irrestricto a las libertades civiles y los derechos humanos”.

“Se equivocan los que piensan que la guerra de hoy nos conducirá a la tranquilidad de mañana, los que creen que esta guerra, que se ha llevado a miles de nuestros hijos, debe durar más años. Ninguna guerra en función de abstracciones, puede compensar la muerte de ninguno de nuestros hijos”, añadió.

Finalmente recordó una frase de Mahatma Gandhi: “No hay camino para la paz; la paz es el camino”, y recordó a los miles de inmigrantes centroamericanos que, tratando de cruzar México, sufren vejaciones.

Edición Impresa