ALEMANIA. NADIE ESTÁ POR ENCIMA DE LA LEY

Registran sede presidencial

La Fiscalía de Hannover registró la oficina del presidente Christian Wulff en busca de pruebas contra su exportavoz, quien dimitió en diciembre en pleno escándalo por las sospechas de corrupción sobre el político conservador.

+info

Registran sede presidencial

Los registros se practicaron en el despacho del exportavoz, Olaf Glaeseker, informaron fuentes de la fiscalía al dominical Bild am Sonntag, y se incautaron de documentos y material de su ordenador.

Glaeseker, asesor de Wulff y portavoz del político desde sus tiempos de primer ministro de Baja Sajonia, dimitió en diciembre, unas semanas después de que estallara el escándalo por presunto amiguismo del presidente en su etapa de “barón” regional del Land.

Contra Glaeseker hay abiertas diligencias por soborno y corrupción, relacionadas con sus contactos con hombres de negocios del Land de Baja Sajonia.

El escándalo por amiguismo contra Wulff estalló el pasado 13 de diciembre, al publicar el diario Bild que en sus tiempos de primer ministro regional había aceptado un crédito privado de una familia de empresarios amigos por medio millón de euros ($655 mil), con que adquirió una casa.

A esas sospechas siguió la publicación de una lista de estancias vacacionales pasadas por Wulff y su familia a invitación de distintos empresarios amigos, en Italia y España, entre otros lugares, asimismo siendo “barón” de Baja Sajonia.

En medio de un fuerte revuelo mediático, el Presidente pidió disculpas por no haber informado debidamente de ese préstamo cuando se lo requirió la cámara regional de Baja Sajonia.

Asimismo, se reveló que Wulff trató de intimidar al diario Bild para impedir la publicación de esas informaciones y que llamó a su director, Kai Dieckmann, amenazándolo con una ruptura de relaciones.

Edición Impresa