CRISIS NUCLEAR. EL VICEMINISTRO RUSO KISLIAK ES EL ANFITRIÓN DE LAS CONSULTAS MULTILATERALES.

Rusia se niega a dejar de cooperar con Irán

Rusia rechazó ayer jueves un pedido de Estados Unidos para que desista de cooperar con Irán en la construcción de plantas nucleares.

"El compromiso de poner fin a la cooperación con tal o cual estado en algún ámbito compete exclusivamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU)", dijo el vocero de la Cancillería, Mijaíl Kamynin, en un comunicado.

"Hasta ahora, el Consejo de Seguridad no ha dispuesto poner fin a la cooperación con Irán en energía nuclear", agregó.

El subsecretario de Estado estadounidense Nicholas Burns dijo a la prensa en Moscú el miércoles que EU ha pedido a los países que pongan fin a toda cooperación nuclear con Irán, incluida la planta nuclear de Bushehr. También dijo que los países deberían detener la exportación de armas a Irán.

Acotó que esa medida sería un mensaje a Teherán de que su conducta no permitía seguir adelante "como si no pasara nada". Estados Unidos, convencido de que Irán quiere fabricar armas nucleares, impulsa medidas duras desde que Teherán se niega a desistir del enriquecimiento de uranio.

Kamynin dijo que cada país "tiene el derecho de decidir con quién y cómo coopera", y que el proyecto de Bushehr estaba "bajo el control total" de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), el organismo fiscalizador nuclear de la ONU.

La planta no tiene relación con el enriquecimiento de uranio por Irán, aseguró.

El jefe de energía atómica ruso también respondió airadamente al pedido de Washington. Desde Bushkek, la capital de Kirguistán, Serguei Kiriyenko dijo que la cooperación rusa en la construcción de la usina "satisface plenamente todas las normas y acuerdos internacionales".

Sin embargo, Rusia advirtió al régimen de Teherán de que su postura sobre su cuestionado programa nuclear dependerá del contenido del informe que presentará a finales de mes a la ONU el director de la AIEA, Mohamed El Baradei.

"Vamos a definir nuestra reacción dependiendo del contenido del informe", dijo el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Kisliak, que en los últimos días ha sido el anfitrión en Moscú, de consultas multilaterales sobre el problema nuclear iraní.

Edición Impresa