ESCAPE.EL 80% DE LOS ILEGALES ENTRA POR VíA AéREA.

Los más desesperados se tiran al mar

Los más desesperados se tiran al mar
RIESGOS. Miles de africanos y afganos se arriesgan por aguas peligrosas para alcanzar las costas de países europeos.

Sobrevivieron. Y eso alcanza para que los cerca de 350 africanos y afganos que hace poco llegaron a las islas mediterráneas de Lampedusa y Samos, tras cruzar el mar en precarias embarcaciones, puedan considerarse afortunados. "No pasa un día sin que encontremos un muerto", dice un funcionario de la guardia costera griega.

Desde Turquía, algunas de las islas griegas del Egeo parecen casi al alcance de la mano. Apenas unos mil 200 metros separan a ambos países en el tramo más estrecho. Pero la corriente es intensa, y ya ha desviado de su curso varias embarcaciones. De vez en cuando un capitán oye un crujido cuando su barco, navegando en la oscuridad, destruye un bote lleno de asiáticos.

Este año, la costa sur de Europa volvió a ser testigo de escenas dramáticas. La colaboración de Europa ya produjo los primeros progresos, se explica en Bruselas. "En general, la situación está un poco menos fuera de control que antes", dice el portavoz de la Comisión de la Unión Europea Pietro Petrucci.

Pero por el momento, las únicas cifras con las que cuenta la Comisión provienen de España, en donde una estricta protección de las fronteras y la estrecha cooperación con países africanos logró disminuir dramáticamente el número de inmigrantes ilegales: de 17 mil 433 durante los primeros siete meses de 2006 a 7 mil 934 en el mismo período de este año.

Pero son solo unos pocos, los más desesperados, quienes se atreven a lanzarse a la peligrosa opción de la travesía marina. Se estima que un 80% de la inmigración irregular entra en Europa legalmente con una visa por vía aérea o a través de las fronteras orientales.

Edición Impresa