Los sobrevivientes del sismo critican el Gobierno

Pero en medio de la triste tarea de contabilizar los muertos, hubo también un momento de júbilo, cuando las fuerzas de rescate encontraron viva a una niña de dos años, cubierta de polvo, en medio de los escombros.

Afrontando escasez de alimentos, medicinas y abrigos, y frecuentemente forzados a escarbar con las manos en búsqueda de sobrevivientes, algunos se quejaron de la falta de ayuda externa y de equipos de excavaciones. Otros acusaron al Gobierno de hacerse de la vista corta al permitir construcciones de baja calidad.

Una multitud abucheó y lanzó piedras contra el ministro del Interior, Nourredine Yazid Zerhouni, cuando el funcionario se acercó a la ciudad de Borj Menaiel, epicentro del terremoto, el viernes, dijo el periódico NE Matin. En Bourmedes, el comerciante Lies Boumeridja apuntó a dos edificios, uno destruido y el otro aún intacto.

"Nuestro edificio está aún de pie porque fue construido por un hombre honesto", dijo. "Esa casa de allí estaba habitada por muy buena gente, pero fue construida por villanos", sostuvo. El número de muertos del terremoto de 6.8 grados de magnitud ascendió a mil 759 este sábado, dijo el ministerio del interior de esta nación de Africa del norte. Otras 7 mil 658 personas resultaron heridas.

Edición Impresa