Pariteños esperan un nuevo retablo

Pariteños esperan un nuevo retablo
La imagen de Jesús resucitado refleja la carencia de su altar principal o retablo mayor. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Vielka Corro.

Los habitantes del distrito de Parita, provincia de Herrera, celebraron ayer otro aniversario más dedicado a santo Domingo de Guzmán, creador del santo rosario, sin el retablo mayor de su templo colonial.

Es un sueño anhelado para los pariteños, expresó el representante del corregimiento cabecera de Parita, Ramón Niñón Saavedra, al indicar que ya se le solicitó al presidente de la República, Ricardo Martinelli, la partida necesaria para la confección de su altar principal.

“Creo que no nos van a fallar, porque sabemos que la partida fue contemplada en el presupuesto”, aseguró.

El representante reconoció que divergencias entre los entendidos y algunos pariteños han retrasado la construcción de este ara.

La iglesia colonial de Parita tiene algunos elementos que nosotros conocemos, pero también existen otros que se remontan a muchos años atrás, explicó.

Según la historia de la iglesia de santo Domingo de Guzmán, ella ha tenido cuatro altares, entre los que se destacaron uno con una gran cruz y otro cubierto de plata legítima.

“Los pariteños han tenido la desgracia de haber perdido la mayoría de sus joyas religiosas, de oro y plata. Nos han saqueado muchas cosas de nuestro templo colonial”, añadió el concejal.

Sobre el museo de arte religioso, Saavedra dijo que está funcionando a un costado de la iglesia, pero existe el compromiso de reubicarlo, porque el lugar que ocupa pertenecía a la sacristía.

Este templo, declarado monumento histórico nacional en 1926, muestra bellos altares o retablos coloniales en que se aprecian motivos estilizados de frutas y flores, y otros detalles a manera de encajes derivados de una laboriosa talla de madera polícroma con pintura dorada. Según los expertos, estos detalles son de estilo barroco churrigueresco del siglo XVIII, con esculturas que revelan símbolos de una rancia fe católica. También fue declarada una de las 10 maravillas de Panamá.

Edición Impresa