Control a distancia

Control a distancia
La velocidad que desarrollan los aviones a control remoto está relacionada con el modelo. Los de entrenamiento son lentos, los cazas norteamericanos, muy rápidos.

Usualmente los vehículos a escala manejados a control remoto son considerados como “juguetes”. No obstante, para José Esquenazi, propietario de la tienda Piruetas, uno de los locales especializados en la venta de este tipo de modelos en Panamá, la diferencia radica en que, contrario a lo que pasa con la mayoría de los juguetes, todas las piezas de estos vehículos pueden ser reemplazadas.

Para Esquenazi, este pasatiempo, como él mismo lo define, le enseña a los niños a ser disciplinados, ya que les exige mantener sus vehículos en óptimo estado, especialmente si los mismos participan en una de las competencias que mensualmente se llevan a cabo en el territorio nacional.

De acuerdo con Esquenazi, este hobbie se inició en Panamá hace ya varias décadas. Anteriormente, eran muchas las personas que fabricaban sus propios vehículos a mano, con materiales como madera y plástico. Hoy en día cada vez son más los que optan por adquirir estos modelos ensamblados, listos para la acción.

En Panamá, se han creado varios clubes, y los mismos congregan a los fanáticos de los carros y aviones a control remoto.

Edición Impresa