Sobornos no afectan al CEMIS

Sobornos no afectan al CEMIS
La procuradora de la Nación encargada, Mercedes Araúz de Grimaldo, giró una orden de conducción para el legislador Carlos Afú y tomó declaración jurada a Balbina Herrera, Miguel Bush y Héctor

El escándalo desatado por las denuncias del legislador Afú alcanzaron nuevas dimensiones ayer jueves cuando el primer vicepresidente de la República, Arturo Vallarino, afirmó que aunque “sea cierto el reparto de dinero entre algunos legisladores” del opositor partido PRD, eso “para nada afectarᔠel desarrollo del Centro Multimodal y de Servicios (CEMIS) y casi simultáneamente la procuradora de la Nación encargada, Mercedes Araúz de Grimaldo, ordenaba la conducción del legislador del PRD, Carlos Tito Afú y le tomaba declaración jurada a los también legisladores perredistas Balbina Herrera, Miguel Bush y Héctor Alemán, por las denuncias de haber recibido soborno a cambio de su voto para aprobar el contrato-ley.

La vida continúa La reacción de Vallarino se produjo un día después de que el legislador del PRD, Carlos Tito Afú reconociera que él y varios colegas y copartidarios, fueran sobornados para que dieran su voto a favor de la aprobación del CEMIS en la Asamblea Legislativa.

Afú admitió en conferencia de prensa que recibió seis mil dólares como pago por votar a favor del CEMIS, proyecto que desarrollará el Consorcio San Lorenzo vinculado al grupo Rodín, que construyó el puerto de Manzanillo en la década de 1990.

Vallarino restó importancia a las denuncias de Afú y agregó que el contrato no tiene la culpa de lo que haya sucedido entre los legisladores perredistas.

“Todos los días se cometen faltas y delitos. Todos los días hay accidentes de tránsito y por eso no se les suspende la licencia a algunos panameños”, justificó Vallarino.

Según el vicepresidente, las denuncias de Afú “son cosas aisladas y no las podemos ver de manera apocalíptica” y agregó que por eso “no se ha acabado el mundo, la vida continúa”.

Sostuvo que el contrato del CEMIS no será derogado.

“Si se cometió un delito hay que castigar a las personas que participaron, pero no por eso se va a derogar el contrato, insistió.

De acuerdo con Vallarino, el contrato fue sometido a consenso entre los sectores afectados y recibió todas las modificaciones que se sugirieron.

El contrato-ley del CEMIS fue publicado ayer en la Gaceta Oficial 24,472, y es la Ley 3 del 15 de enero de 2002.

Edición Impresa