Conmemoración y protestas

La conmemoración del 70 aniversario del ataque atómico sobre Hiroshima ocurre en medio de protestas contra el Gobierno nipón por impulsar la reforma militar y por la inminente reactivación de las centrales nucleares del país, tras el desastre de Fukushima. Representantes de un centenar de países participan en la ceremonia en recuerdo de las víctimas de la tragedia, en la que todos los años se llama a la paz y al desarme nuclear. Mientras, en Tokio se programaron protestas ante el Parlamento, que se aboca a aprobar una reforma promovida por el Ejecutivo del primer ministro Shinzo Abe, que permitirá a las Fuerzas de Auto Defensa operar en el extranjero y defender a aliados en caso de ataque. En 2014, el Gobierno reinterpretó la Constitución pacifista adoptada por Japón en 1947 durante la ocupación estadounidense, y que impedía al país el uso de la fuerza para resolver conflictos internacionales.

Edición Impresa