LA CHORRERA, PANAMÁ OESTE

Futuro incierto acecha mercados sin acabar

Futuro incierto acecha mercados sin acabar
Los expendedores se ubican temporalmente en recintos no aptos para la venta de alimentos, mientras ven pasar el tiempo sin una solución.ESPECIAL

La reanudación de los trabajos de construcción de los dos mercados agrícolas, por parte de la empresa HPC Contratas P&V, asignados por la Secretaría de la Cadena de Frío para el distrito de La Chorrera, en la provincia de Panamá Oeste, es un tema que las autoridades locales desconocen.

El costo de ambos proyectos suma $26.1 millones, de los cuales $10.6 millones corresponden al mercado público y $16.1 millones, al mercado de abastos.

Según el alcalde de La Chorrera, Tomás Velásquez, “un mes atrás se nos informó que se retomarían los trabajos, aunque ello no fue así”, lo que ha aumentado el grado de desesperación entre usuarios y arrendatarios de ambos centros comerciales.

En opinión de Velásquez, existe un desconocimiento por parte de los funcionarios de la Secretaría de la Cadena de Frío sobre el futuro de ambas obras.

alternativa

Una de las opciones que considera el burgomaestre, es emplear los recursos que se asignen a través de la ley de descentralización, para retomar los dos proyectos.

Hacia el mes de marzo de 2015, la construcción de los mercados de abastos y público, según datos de la Secretaría de la Cadena de Frío, presentaba un 38% de avance.

Prórroga

En tanto, dicha instancia adscrita a la Presidencia de la República, a través de un correo electrónico, indicó que Consorcio HPC-Contratas-P&V, S. A. “está dentro de una prórroga que solicitó para el reinicio de los trabajos y se ha comprometido con la Secretaría de la Cadena de Frío, a fin de que dentro de ese plazo pueda finiquitar sus trámites pendientes y reiniciar la ejecución del contrato”.

Pese a que se solicitó mayor información, sobre la fecha en que vencía esta prórroga, entre otros detalles, no hubo respuesta por parte de esta secretaría.

Suplicio

Mientras se reactiva la construcción de ambos mercados, los arrendatarios se encuentran alojados en dos recintos temporales. No obstante, en el mercado de abastos un grupo de comerciantes debe enfrentarse a las inclemencias del tiempo y a la merma de sus mercaderías.

En este mercado, 45 vendedores, entre mayoristas y minoristas, comercializan sus productos a orillas de una vía, lateral a donde se construye el nuevo mercado, la cual se congestiona por la entrada de vehículos de compradores, complicando la circulación en horas pico.

Para el nuevo mercado de abastos, la Secretaría de la Cadena de Frío tiene planificada la construcción de 113 puestos de venta de verduras, frutas, carnes y pescados, además de locales para mayoristas; mientras que para el mercado público se tienen 62 puestos para la comercialización de carnes, productos agropecuarios, y comidas preparadas.

Edición Impresa