ONU está paralizada ante conflicto palestino

ONU está paralizada ante conflicto palestino
Riad al Maliki

El Estado de Palestina acusó ayer al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de evitar asumir sus responsabilidades y quedar “paralizado” en la búsqueda de un final para el conflicto que enfrenta a israelíes y palestinos.

La crítica fue lanzada por el ministro palestino de Exteriores, Riyad al Maliki, en una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU convocada para analizar la situación en Medio Oriente y presidida por el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Al Maliki, en su mensaje, se hizo eco de la “escalada importante” de extremismo que está afectando a Jerusalén y Cisjordania, y especialmente en la Explanada de las Mezquitas, que ha generado medio centenar de palestinos muertos desde comienzos de este mes.

Frente a ello, “el Consejo de Seguridad ha demostrado ser incapaz y no tener ningún deseo de asumir sus responsabilidades”, a pesar de los llamamientos hechos por organizaciones como la Liga Árabe y el Movimiento de Países No Alineados.

“Al contrario, agregó Al Maliki, el Consejo permanece paralizado, en grave detrimento para los pueblos de Palestina y de Israel y para la región en general, lo que exacerbará la crisis, y la paz y la seguridad estarán más lejos que nunca”.

Al Maliki hizo un llamamiento a las naciones para que “rompan vínculos con la fuerza ocupante”, en alusión a Israel, y se promueva la solución de los dos Estados con las fronteras previas al conflicto armado de 1967.

En la misma reunión, encabezada por García-Margallo, cuyo país preside este mes el Consejo de Seguridad, el embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, también censuró a la ONU por intentar calmar la situación con llamamientos a las dos partes.

“La ONU debe terminar su práctica usual de hacer un llamamiento a las dos partes para que demuestren contención y que deje claro que solo hay un bando que está insistiendo en instigar esta ola de terror”, afirmó.

Edición Impresa