Ofensiva del Ejército sirio provoca éxodo al sur de la ciudad de Aleppo

Ofensiva del Ejército sirio provoca éxodo al sur de la ciudad de Aleppo
Fuerzas opositoras sirias luchan contra el régimen del presidente Bashar al Assad.

Decenas de miles de sirios abandonaron las localidades situadas al sur de la ciudad de Aleppo, huyendo de la ofensiva de las fuerzas gubernamentales apoyadas por la aviación rusa, cuyos bombardeos causaron en tres semanas más de 370 muertos, en su mayoría rebeldes.

Vigorizado por la intervención militar aérea que Rusia lanzó en territorio sirio el 30 de septiembre pasado, el ejército empezó varias ofensivas, particularmente en las provincias centrales de Homs y Hama y en la norteña Aleppo, sin lograr por el momento desbordar a las fuerzas rebeldes.

“Alrededor de 35 mil personas fueron desplazadas de Hader y Zerbé, al sudoeste de la ciudad de Aleppo, debido a las ofensivas gubernamentales de los últimos días”, comunicó a la AFP Vanessa Huguenin, portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés).

Muchos pudieron refugiarse en localidades más al oeste de la provincia de Aleppo, indico Huguenin.

“La gente necesita urgentemente alimentos, productos básicos y tiendas de campaña”, agregó la portavoz de la OCHA, que señaló su preocupación por las numerosas “familias sin techo”.

El 17 de octubre pasado, las fuerzas gubernamentales lanzaron una ofensiva apoyada por la aviación rusa, por tropas iraníes y el Hizbulá libanés. El objetivo de la ofensiva es apoderarse de las localidades situadas cerca de la carretera estratégica que une Aleppo con Damasco.

La provincia de Aleppo está casi totalmente en manos del Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaeda, y sus aliados islamistas, o de yihadistas del Estado Islámico (EI).

El Gobierno solo controla una carretera que le permite aprovisionar los barrios aún bajo su control en la ciudad de Aleppo.

El diario sirio Al Watan, cercano al poder, afirma que desde el inicio de la ofensiva el ejército se apoderó de 16 aldeas y 7 colinas, lo que representa un territorio de 100 km2.

La ofensiva “va a modificar el mapa del conflicto en esa región, al cortar las líneas de refuerzo en hombres armados entre el sur de la provincia de Aleppo y el este de la provincia de Idleb y tomando la carretera internacional de Aleppo a Hama”, más al sur, afirmó Al Watan.

La implicación de Rusia en el campo de batalla aumentó la complejidad del conflicto. Rusia, que decidió intervenir en el conflicto sirio para apoyar al gobierno de Bashar al Assad, afirma que los bombardeos apuntan al EI y otros grupos “terroristas”, es decir opuestos al poder. Pero los occidentales acusan a Rusia de concentrar sus ataques contra las posiciones de grupos rebeldes calificados de “moderados”. En tres semanas “370 personas murieron en centenas de ataques rusos, entre ellas 243 combatientes, de los cuales 52 del EI y 127 civiles”, afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Entre los civiles, figuran 36 niños y 34 mujeres, agregó.

Los rusos bombardean sobre todo en las provincias de Aleppo e Idleb (noroeste), de Latakia (oeste), de Homs y Hama y la provincia de Damasco, controladas por los rebeldes “moderados” o por el Frente al Nusra.

En la provincia de Latakia, la aviación rusa mató el lunes a 45 personas, en su mayoría rebeldes, entre ellas un comandante, pero también civiles, en la región montañosa estratégica de Jabal Akrad, indicó el OSDH.

Edición Impresa