Primer juicio para Rafael Guardia Jaén

Primer juicio para Rafael Guardia Jaén
Este es el primer juicio que enfrentará Rafael Guardia Jaén por irregularidades en el PAN.

Rafael Guardia Jaén, exdirector del Programa de Ayuda Nacional (PAN), fue llamado a juicio junto a otras tres personas. Se les acusa de peculado y corrupción por supuesta lesión patrimonial en la compra de 448 llantas para los vehículos del PAN.

El exdirector del Programa de Ayuda Nacional (PAN) Rafael Guardia Jaén no veló por los mejores intereses de la institución e incumplió con la imparcialidad y transparencia al favorecer a su socio y amigo –Charles Sadat Bonilla– en el contrato de compra de 448 llantas a un costo de $169 mil 482 con 86 centésimos.

Así lo concluyó el juez decimoquinto penal, Leslie Loaiza, en un fallo del 20 de este mes, en el que llamó a juicio por la supuesta comisión de los delitos de peculado y corrupción a Guardia Jaén, al empresario Bonilla, a la exjefa de Transporte del PAN Ana Andrión y al exjefe de Bodega de esa entidad Edwin Serracín.

El contrato de compra de 448 llantas fue otorgado el 2 de mayo de 2014 por invitación directa a la empresa Free Port Pty, S.A., propiedad de Bonilla.

El fallo, al que este medio tuvo acceso, indica que Guardia Jaén causó una malversación de fondos públicos al dar el contrato a Free Port Pty, S.A., a sabiendas de que la empresa no tenía experiencia en venta de llantas y que había hasta siete proveedores del PAN que vendían los neumáticos a precios tres veces más bajos. “Favorece de manera evidente a su amigo y socio de actividades comerciales, lo que representa un acto de corrupción”, dijo Loaiza.

En cuanto a Bonilla, el fallo indica que fue cómplice primario al contribuir a la lesión patrimonial, porque hubo un evidente sobrecosto. Bonilla compró las llantas a grupo Tambor en $52 mil 990 y luego las revendió al PAN, por lo que la lesión patrimonial ascendería a $110 mil 948.

Andrión es señalada por solicitar mediante una nota la compra de llantas nuevas para todos los vehículos del PAN, sin tener un informe técnico que justificara la inversión.

Mientras que Serracín es vinculado porque aceptó haber recibido 444 llantas en la bodega del PAN, 4 menos de las que fueron pagadas. Además, firmó el acta de entrega en blanco.

Jorge González y Adrián Guardia, fiscalizadores de la Contraloría asignados al PAN, fueron favorecidos con un sobreseimiento provisional, debido a que “no quebrantaron sus deberes”.

El juez Loaiza mantuvo la detención preventiva a Guardia Jaén y a Bonilla.

Edición Impresa