Ríos sufren por actividad minera

Minera Cerro Quema, que opera en la provincia de Los Santos, y cuya concesión abarca más de tres veces el distrito de San Miguelito completo, contaminó en la pasada época lluviosa ríos y quebradas con sedimentos. De hecho, la propiedad de una familia en la zona fue afectada por su actividad.

+info

Lesión ambiental en Quema

Estas y otras irregularidades fueron advertidas en pruebas testimoniales de residentes de la zona y extrabajadores de la mina, documentos de la empresa y fotografías, incluso, tomadas desde el aire por este diario, que constató gaviones en los ríos totalmente rebasados.

Sobre estos hechos, los directivos de la minera Alain Bureau y Octavio Choy evitaron responder a este medio, en un correo electrónico en el que aseguran contar con rigurosas medidas de seguridad.

Se trata de la mala contención de sedimentos y erosión en un área de concesión ubicada en la cuenca del río Tonosí, catalogada de “crítica” por la Autoridad Nacional del Ambiente, ya que su producción de agua es limitada.

Es una gran mina de cobre, según Pershimco Resources, matriz de Minera Cerro Quema, aunque sus permisos y estudios solo se refieren a la extracción de oro y plata. Desde sus inicios, la minera ha incumplido las medidas de mitigación prometidas.

Justamente, donde se abrirán los tajos para extraer los minerales se encuentran reservorios de agua del Valle de Tonosí, detalla un estudio de la minera.

Edición Impresa