PUERTO OBALDÍA, GUNA YALA

Siguen llegando los cubanos

Siguen llegando los cubanos
Los gunas ven amenazada su tranquilidad al llegar cientos de extranjeros. ESPECIAL PARA

Otra oleada de inmigrantes cubanos volvió a invadir la caribeña y fronteriza población de Puerto Obaldía en la comarca Guna Yala. Se estima que son unos 700, un centenar más de los que llegaron aquí hace dos semanas, en tanto que en el puerto colombiano de Turbo, las lanchas no se dan abasto para trasladar cubanos desde Acandí, Capurganá, Zapzurro y al panameño La Miel, en la línea fronteriza.

Los residentes de Puerto Obaldía, entre ellos la indígena guna Valentina Arias, expresaron su malestar por la presencia de tantos extranjeros que, si bien ayudan a mejorar la economía del pueblo, también crean problemas sanitarios y de convivencia.

Según Arias, el conflicto radica en que Puerto Obaldía no está preparado para la afluencia masiva de tantas personas que han trastocado la salubridad y sosiego de un pueblo de pescadores y agricultores.

No todos los inmigrantes pernoctan en casas; muchos duermen en las veredas y portales de las viviendas, y otros se ven obligados a satisfacer sus necesidades fisiológicas en lugares inadecuados, lo que deja un fuerte olor a berrinche y excremento, sumado al aumento de basura.

Otro efecto negativo de la afluencia cubana de estos días es el impacto cultural que tienen sobre la población infantil y juvenil, lo que irrita sobremanera a este pueblo originario con una cultura y tradiciones muy bien definidas, concluyó.

Una maestra, quien pidió reserva de su nombre, observó que los extranjeros que están llegando a Puerto Obaldía ahora vienen en grupos familiares, incluso hasta bebés de meses. Antes solo se atrevían hombres entre 25 y 50 años.

Pero los abusos en el transporte no se han hecho esperar. La semana pasada se cobraban $125 por el viaje por mar. Ahora el pasaje subió a $200 por persona, y si prefiere irse en avión, le cuesta $275.

En tanto, el Servicio Nacional de Migración intenta manejar el problema con los pocos recursos que posee. Según el comisionado Frank Ábrego, director del Servicio Nacional de Fronteras, este año han llegado más de 20 mil inmigrantes.

Edición Impresa