Víctimas de incendio no querían protestar

Uno de los internos que se encontraba presente durante el incendio en el Centro de Cumplimiento de Tocumen del 9 de enero de 2011 aseguró que los detenidos de la celda 6, en donde estaban los cinco menores que murieron asfixiados y quemados, no participaban de las protestas que originó la intervención de la Policía Nacional.

Francisco Espino, quien para esa fecha purgaba una condena por robo, relató que los internos de esa celda eran “de confianza” y para no perder sus privilegios ignoraron el llamado de protesta por la falta de agua hecho por sus compañeros. Por ese motivo, según Espino, la celda tenía candado cuando una bomba lacrimógena lanzada por la Policía incendió uno de los colchones.

Durante la audiencia hubo un intercambio de palabras entre la abogada de los policías, Sharon De La Rosa, y la fiscal, Geomara de Jones, lo que motivó que la magistrada, María Lourdes Estrada, les hiciera un llamado de atención. No se escuchó con claridad qué se dijeron, pero De La Rosa anunció que presentará una queja contra la fiscal por “irrespeto”. Dijo que de Jones “ha mostrado animadversión contra los policías”. De Jones alegó que solo llamó la atención sobre “una situación” registrada entre los abogados defensores.

Edición Impresa