TRAGEDIA DEL BUS 8B-06

Seis demandas rechazadas

La Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia rechazó la sexta demanda contra el Estado, interpuesta por los familiares de las víctimas y sobrevivientes del autobús 8B-06, que se incendió el 23 de octubre de 2006.

El 30 de agosto de 2011, bajo ponencia del magistrado Víctor Benavides, la sala negó la demanda contencioso-administrativa que interpuso David Ramírez, en la que pedía se condenara a la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) y al Banco Nacional de Panamá (BNP) al pago de $34 millones en indemnización por la prestación defectuosa y negligente del servicio de transporte público.

El hijo homónimo de Ramírez murió con otras 17 personas en la tragedia del bus quemado en la avenida Martín Sosa.

El fallo concluye que la ATTT no falló en la prestación del servicio público de transporte terrestre, dado que este es prestado por una concesionaria que lo explota por su propia cuenta y riesgo. Señala además que lo ocurrido al 8B-06 no es producto de la falta de regulación y control de parte de la ATTT.

En cuanto a la responsabilidad del BNP, el fallo resalta que la Ley 4 de 2006 que regula la entidad bancaria, establece en su artículo 32 que es “optativa” la inspección de los bienes dados en garantía a su favor.

La sala remarca que aun cuando el autobús presentó desperfectos mecánicos desde el momento en que fue adquirido con un préstamo del BNP, eso no significa obligación alguna para el banco como acreedor hipotecario.

El 8B-06 era propiedad de Ariel Ortega, a quien el BNP hizo el préstamo. El fallo considera que la responsabilidad del estado mecánico del vehículo recae en Ortega.

Según los testimonios de los sobrevivientes, el bus echaba humo cuando venía por el Corredor Norte. Además, peritos de la antigua Policía Técnica Judicial determinaron que se utilizó gas refrigerante Hc-12A para el acondicionador de aire del vehículo. Dicho gas, de uso industrial y altamente volátil, fue el causante de la explosión que provocó el incendio del bus. Por esa razón, se presentó una demanda en Houston, Estados Unidos, contra la empresa fabricante del gas. En total se han presentado 11 demandas contra el Estado por la tragedia del bus quemado; cinco están pendientes de resolver. Con la de Ramírez ya son seis los reclamos negados por la Sala Tercera.

Edición Impresa