PANDEMIA

Los nuevos casos de la Covid-19 superan las previsiones

Los nuevos casos de la   Covid-19 superan  las previsiones
El Rt o el número promedio de transmisión del virus en Panamá disminuyó esta semana a 1.18. La semana pasada, el Rt estaba en 1.24; y la anterior a esa, en 1.17 Román Dibulet

La semana epidemiológica recién concluida (del 29 de noviembre al 5 de diciembre) cerró con 12 mil 454 nuevos casos de la enfermedad Covid-19, lo que representa un incremento del 26.1% en comparación con la semana anterior (del 22 al 28 de noviembre), cuando se reportaron 9 mil 876 contagios en el país.

Así lo demuestran los informes de epidemiología del Ministerio de Salud.

La cifra de nuevas infecciones por Covid-19 superó las estimaciones, que apuntaron a entre 6 mil 174 y 10 mil 290 nuevos casos.

Frente a esta situación, las autoridades de Salud decidieron ampliar el toque de queda vigente que, a partir de ayer, va de 9:00 p.m. a 5:00 a.m. en la provincia de Panamá, y la aplicación de la ley seca en ese horario.

El toque de queda es parte de las medidas planteadas en el plan de contingencia ante el repunte de casos y desborde de los indicadores de la pandemia.

Enfocarse en ‘microclusters’, vía para contener la Covid-19

Especialistas en epidemiología y salud pública coinciden en que se debe comenzar a aplicar la estrategia de microclusters, a fin de contener la propagación del SARS-CoV-2 ante el repunte de casos.

La semana epidemiológica recién concluida (del 30 de noviembre al 5 de diciembre) ha sido la más dura frente a la enfermedad Covid-19, ya que se registraron 12 mil 454 nuevos contagios en el país (ver gráfica).

Los nuevos casos de la   Covid-19 superan  las previsiones
Casos Covid-19, 8 de diciembre.

La cifra es la más alta desde que se registró el primer caso en el país – en marzo pasado, de acuerdo con los informes de epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa).

Ante el aumento de los nuevos contagios, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, anunció la implementación –desde ayer– de un nuevo horario de toque de queda: de 9:00 p.m. a 5:00 a.m., y ley seca durante esas horas en la provincia de Panamá.

Panamá es la tercera provincia del país en donde se aplican las medidas planteadas en el plan de contigencia elaborado ante un eventual desborde de los indicadores de la Covid-19, dado el repunte que se venía dando, y que fue divulgado el pasado 10 de noviembre por las autoridades.

La primera provincia en donde se implementaron las medidas establecidas en este plan fue Veraguas, específicamente, en dos distritos (Soná y San Francisco), y la semana pasada, en Panamá Oeste.

Las provincias de Panamá y Panamá Oeste concentran el mayor número de casos, pues hay corregimientos en estas dos provincias que desde que comenzó la pandemia encabezan la lista de zonas con la mayor cantidad de contagios.

En los dos primeros días de la semana epidemiológica en curso (del 6 al 12 de diciembre) hay más de 40 corregimientos que reportan más de 20 casos por día. En la lista figuran Arraiján, Vista Alegre, Tocumen y Juan Díaz, entre otros.

El epidemiólogo y especialista en salud pública Arturo Rebollón explicó que hay tantos nuevos infectados que no da oportunidad de recuperación de los casos ya existentes, lo que genera un aumento en el número de casos activos. “Por cada tres nuevos casos, tenemos dos recuperados”, sostuvo.

Añadió que la velocidad de contagio de la enfermedad no tiene precedentes para enfermedades respiratorias. “Es el momento de comenzar a aplicar la estrategia de microclusters en los corregimientos, pero específicamente en las calles o barriadas en las que se reporta el mayor número de contagios”, acotó.

Jean Paul Carrera, epidemiólogo y virólogo del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges), dijo que es importante identificar con una alta resolución –con “lupa”- los sitios de alta transmisión, conocidos como microclusters.

“Esto permitiría tener una estrategia más localizada y potencialmente con mayor impacto en la transmisión. Identificar los microclusters permitiría dirigir los cercos sanitarios y cuarentenas con mayor eficiencia, así como un menor impacto a la población general a nivel social y económico”, detalló.

Sin embargo, dijo que esta estrategia también impone retos logísticos en materia de salud y trazabilidad, así como económica, ya que cerrar áreas específicas requiere una gran coordinación para proveer de alimentos, medicinas y seguimiento a las comunidades (clusters), además de regular a un nivel más preciso todo lo que tiene que ver con el aspecto laboral y la circulación.

La estrategia de los microclusters fue aplicada en los barrios de Nueva York, en Estados Unidos, donde lograron bajar su positividad de pruebas a 4%, cuando esta ciudad tenía uno de los peores escenarios en el mundo.

Jorge Luis Prosperi, especialista en salud pública y miembro del Consejo Consultivo de Salud, manifestó que se deben tomar medidas más estrictas, porque no podemos seguir confiando en la disciplina ciudadana.

Planteó que hay un porcentaje importante de panameños –principalmente los jóvenes– que no está cumpliendo con las medidas de bioseguridad individuales, por lo que adquieren el virus y lo transmiten, causando más enfermos y defunciones, y poniendo el sistema de salud al borde del colapso.

Además, recomendó incorporar en la estrategia de salud a los profesionales de las ciencias sociales para llevar el mensaje correcto a la población panameña.

Prosperi indicó que la epidemia sigue fuera de control en el país, y al ritmo que vamos el año terminará con más de 2 mil 500 casos diarios y hospitales colapsados.

“Debemos redoblar las medidas de protección individuales, colectivas e institucionales establecidas en el plan de contingencia”, advirtió.

El más reciente informe de la Organización Panamericana de la Salud subraya que Panamá continúa registrando la más alta incidencia entre los países de América, con 3 mil 850 casos acumulados por cada 100 mil habitantes –hasta el 29 de noviembre–, ocupando el primer lugar, tanto en incidencia como en casos acumulados entre los países de Centroamérica (164 mil 729 casos). También es el país con la mayor tasa de incidencia entre todos los países de América, estando por encima de la tasa promedio para la región, de 2 mil 549 por cada 100 mil habitantes.

Edición Impresa